¡Así se fabrica la Lotería de Navidad!

¿Sabías que la lotería de Navidad se empieza a fabricar casi a comienzos de año? ¡Te contamos todo el proceso!

¡Se acerca la temporada alta de la lotería de Navidad! Y por supuesto, con nosotros no hace falta que te muevas de casa para comprar tus décimos: ¡puedes hacerte con ellos online!

Pero, si el sorteo de lotería de Navidad es el 22 de diciembre, ¿cómo es posible que ya tengamos sus décimos? Porque desde mayo las rotativas no paran para que los décimos estén a la venta desde julio. Más de 40 personas trabajan en varios turnos y bajo grandes medidas de seguridad para elaborar unos boletos que se guardan con recelo hasta el día en el que se distribuyen a las Administraciones.

¿Cómo se fabrica la lotería de Navidad?

Esencialmente, el proceso de fabricación de los décimos de lotería consta de 3 pasos: diseño, impresión y distribución. Pero no te dejes engañar: aunque aquí te los expliquemos fácilmente este proceso arranca al momento de terminar el sorteo de lotería de Navidad… ¡Y dura todo el año!
Pero antes de empezar, una nota: todos estos pasos son realizados por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre bajo supervisión de Loterías y Apuestas del Estado.

1. Diseño del billete.

Desde la creación del sorteo en 1812, el décimo de lotería de Navidad ha pasado por abundantes diseños antes de fijarse en el actual. Sin embargo, ¡esta apariencia tan familiar oculta numerosos secretos!

En primer lugar, el elemento que más claramente diferencia cada uno de los décimos es la obra de arte que lo ilustra. Llamada “capilla” en términos profesionales, por esta sección han pasado obras de autores tan renombrados como Goya, Murillo, el Bosco o Velázquez.

Una vez seleccionada la obra que ilustrará el décimo de este año se procede al diseño del resto del décimo. Esto es más enrevesado de lo que parece, porque a la par que respetar la estructura que hace del boleto algo tan icónico hay que:

  • Retocar la capilla para adaptarla al décimo.
  • Confeccionar los fondos de seguridad.
  • Diseñar las orlas (la columna embellecida a la derecha del décimo) y otros dibujos decorativos.
  • Determinar el color Pantone que dominará el décimo.

Una vez solucionados estos puntos, y una vez son aprobados por Loterías del Estado, se lleva a cabo la impresión a través de planchas en rotativas offset. Es necesario grabar una plancha para el reverso de los décimos, que es monocolor, y una por cada tinta que se vaya a utilizar, en el caso del anverso (en el caso de la Lotería Nacional, siete).

2. Impresión del décimo.

Estas ocho planchas están fabricadas en aluminio de 0,30 mm de grosor, de forma que se puedan arquear para acoplarlas a los rodillos de la imprenta offset. Con cada una de ellas la FNMT puede imprimir unos 800.000 pliegos (con cada pliego suponiendo cuatro billetes, o 40 décimos). Superada esa cantidad, las planchas quedan desgastadas y deben ser reemplazadas por otras nuevas.

Una vez configurados estos rodillos da comienzo la impresión del décimo. En este proceso se usan una única tinta plana en el dorso y esa misma tinta más dos tintas de seguridad (una invisible y otra negra) y cuatricromía (tintas cian, magenta, amarillo y negro) para la faz.

Por otra parte, el papel sobre el que se imprimen los billetes (del que se han necesitado 486 bobinas) es especial anti-fraude. Cada bobina de este papel sensible a la manipulación, con fibrillas luminiscentes y elaborado en Burgos, pesa 287 kg y cuenta con 6.100 m lineales de papel. Con esta cantidad de material se pueden imprimir unos 34.000 billetes, es decir, 340.000 décimos.

Esta medida de seguridad se suma al resto de marcas e imágenes que permiten evitar falsificaciones y garantizar la identificación y sustitución de décimos deteriorados.

Una vez ejecutada esta parte “artística” del décimo, estos se personalizan con el número, la serie y la fracción, el código de barras y un código OCR. Todo ello mediante impresión láser.

3. Distribución de los décimos.

Posteriormente, los billetes se cortan en sentido longitudinal y transversal, se eliminan los elementos restantes, y se amontan unos sobre otros para formar los paquetes que se remiten a las Administraciones. Todo este proceso es completamente mecánico, ya que lo lleva a cabo un robot.

La distribución de estos décimos depende de los números abonados y las ventas del año anterior de cada una. Con el resto de números se realiza un “salpicado” a lo largo del territorio.

Entre mayo y diciembre se fabrican veinte fases de billetes de Lotería de Navidad. En la primera, la de verano, se obtiene el 70% de la producción total, y a lo largo del año se fabrican 165.750.000 décimos que se almacenan enrollados en 520 bobinas. Para ello se emplean 155 toneladas de papel y más de 3.000 kilos de tinta.

Compra tu lotería navidad con nosotros

¿Aún no tienes tus décimos? ¡Cuenta con nosotros! Todavía estás a tiempo de jugar la lotería de Navidad en nuestra web, sin moverte de casa y con todas nuestras garantías habituales. ¡Elige tu número soñado y tienta a la ilusión con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *