San Valentín 2021: ¡15 millones para celebrar vuestro amor!

¡Vuelve el sorteo más romántico del año! Este San Valentín, regálale una de las mayores ilusiones del año: ¡15 millones  por 15 euros!

Acuérdate de aquel año en que te regalaron un viaje a Japón con hotel de lujo incluido? Sí, aquel año en que tú regalaste una camiseta de una serie pasada de moda. Si aún recuerdas de la semana que pasó sin hablarte, o si aún no has llegado a ese punto y te aterra no llegar con el regalo de este año, tenemos la solución.

¡Y vaya solución! 15.000.000 € dan para disfrutar muchas experiencias juntos. ¡Una ilusión que te saldrá por solo 15 €!

¿Cómo funciona el Sorteo Extraordinario de San Valentín?

Vamos directos a lo que más interesa. El total de premios a repartir del sorteo extraordinario de San Valentín 2021 es de 105 millones de euros. Es decir, si no acertáis el premio gordo, no desesperéis: ¡aún tenéis muchas oportunidades de llevaros un buen pico!

Y es que, además del primer premio extraordinario de Quince millones, este año optáis también a un segundo premio de 1.300.000€ a la serie (130.000€ al décimo) y un tercer premio de 250.000€ a la serie (25.000€ al décimo). Y luego, por descontado, están las aproximaciones, pedreas, reintegros… ¡un sorteo rentable a la par que romántico!

Además, quizá te interese saber que el Sorteo Extraordinario de San Valentín se celebra a la misma hora que los sorteos convencionales de Lotería Nacional. Esto quiere decir que comenzará a eso de las 13:00 (por si quieres preparar algo especial a su alrededor, como regalarlo en el aperitivo).

¿De dónde proviene San Valentín?

Como suele ocurrir con las, el origen de San Valentín está envuelto en la leyenda y el misterio. Así, incluso cuando hay registros varios mártires del mismo nombre que comparten día de celebración, uno de ellos destaca sobre el resto: San Valentín de Roma.

La versión canónica de su historia nos transporta al Siglo III D.C. El por aquel entonces emperador Claudio II quería impedir que los hombres jóvenes del Imperio se casasen y formasen familias en lugar de cumplir su deber como legionarios. A raíz de esta persecución un sacerdote romano, nuestro Valentín, celebraba bodas clandestinas de legionarios con sus amadas en rincones recónditos del Imperio.

Al enterarse la rebeldía de San Valentín, el emperador mandó apresarlo y traerlo a su presencia para que declarase. Cuenta la leyenda que Claudio únicamente buscaba amonestarle y, si llegaba a eso, desterrarle a una apacible villa fuera de Roma. Pero persuadido de otros altos funcionarios decretó que le cortaran la cabeza, convirtiéndole en mártir.

Dos siglos más tarde, el catolicismo ya actuaba como la religión oficial de Roma, y se dedicaba a la labor de erradicar o absorber las religiones precedentes para asentar su dominio. Siempre atenta para aprovechar una costumbre arraigada, la Iglesia usó a San Valentín como forma de suplantar a la lupercalia que se celebraban el 15 de febrero, que tenían demasiado paganismo, desnudez y sacrificio para su gusto.

Junto a este relato “oficial”, San Valentín es el centro de múltiples hitos y ha engendrado distintas fiestas a lo largo de la Historia.

Otros posibles orígenes de San Valentín

Otra versión de San Valentín sugiere que en la Edad Media hubo un festejo, celebrado en febrero en unas pocas áreas europeas, en el que las mujeres jóvenes anotaban sus nombres y lo introducían en una caja. Estos eran luego extraídos al azar por jóvenes casaderos en una suerte de lotería, mediante la que se formaban parejas informales de manera temporal. Eso sí, para los más románticos, cabe señalar que en algunos casos la cosa funcionaba y la pareja se enamoraba y se casaba.

Otra posibilidad causante del nombre de esta festividad puede provenir de la publicación del poema Parlamento de los pájaros por parte del escritor inglés Geoffrey Chaucer en 1382. La publicación de este escrito dio pie a ver el Día de San Valentín como una fecha dedicado al romance, ya que es en estas fechas cuando las aves empiezan a emparejarse.

¿Más posibilidades? Más posibilidades. En el 1400 el rey Carlos VI de Francia propuso la Corte del Amor, cuando celebraba distintos torneos donde los participantes se enfrentaban para conseguir el favor de las doncellas cortesanas. ¡De estos hemos visto un montón en las películas de caballería!

No mucho después de la fundación de esta Corte del Amor, sin embargo, las cosas se torcieron en Francia. Cuando el duque Carlos de Orleans fue capturado y apresado en la Torre de Londres tras la batalla de Azincourt en 1416, escribió una carta de San Valentín a su esposa Bonne de Armagnac. Esta misiva es, a día de hoy, la carta de San Valentín más antigua de la que existen registros.

De la tradición al boom comercial

Como imaginarás, todas estas historias originarias se desdibujan en mayor o menor medida en la niebla del tiempo. Pero sí que estamos totalmente seguros cuándo San Valentín se convirtió en una estrategia comercial. Y es que aunque no lo inventase El Corte Inglés, el dicho no le anda lejos.

El primer uso comercial de San Valentín del que tenemos constancia nos lleva a 1850. A la artista y empresaria norteamericana Esther Howland se le ocurrió vender las primeras tarjetas de felicitación para el día de los enamorados, con un éxito tal que esperando recibir 200$ recibió 5.000$ en pedidos.

Este triunfo se repitió en los años siguientes, con cada vez más popularidad, hasta que los comercios de la zona lo terminaron adoptando como una tradición. Con el tiempo, a las tarjetas se fueron sumando detalles extra en las celebraciones, como los bombones y las rosas, dando pie al San Valentín que conocemos en la actualidad.

Como último dato, esta fiesta se erradicó del calendario eclesiástico en 1969 como parte de los esfuerzos de la Iglesia por olvidar un santoral de un origen posiblemente legendario, pero continuó siendo festejada en parroquias locales por ortodoxos, anglicanos y luteranos. Habríamos de esperar a 2014 cuando que el Papa Francisco ordenó recuperar la fiesta de San Valentín, en un esfuerzo por devolverle el sentido religioso a esta fecha.

Qué hacer si me toca

En primer lugar, ¡felicidades! Si has sido agraciado con un premio en el Sorteo de San Valentín 2021, seguramente estés en una de estas dos situaciones.

Si tu premio es inferior a 2.000 € lo puedes cobrar en cualquier Administración de Lotería. Tal cual.

Sin embargo, si eres agraciado con 2.000 € o más, deberás dirigirte a una entidad bancaria colaboradora con Loterías y Apuestas, es decir, a cualquiera de estas:

  • BBVA
  • Banco Popular
  • Bankia
  • Caixa Bank
  • Abanca
  • Banco Caja de España Inversiones
  • Banco Sabadell
  • Cajasur
  • BMN
  • Caja de Ahorros de Ontinyent
  • Cajamar
  • Caja Rural
  • Ibercaja
  • Kutxabank
  • Unicaja
  • Caja Laboral

Respecto a los impuestos, con el cambio en la ley sobre impuestos de Lotería, todos los premios por debajo de 40.000€ están exentos de impuestos, y los que superen esta cifra serán tasados con un 20% en beneficio del erario público. Este 20% es aplicado automáticamente en el momento del cobro del mismo en la entidad bancaria que prefieras.

El regalo más original

Como te decía al principio, si quieres que este año sea realmente memorable, ¿por qué no pasar de los regalos típicos y tentar a la suerte en pareja? ¡El pastizal compartido siempre es mejor invertido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *