Así es como surgió la lotería de Navidad

¿Sabías que la Lotería de Navidad tiene más de 200 años? Si quieres ser el que más sabe de esta tradición, ¡quédate con nosotros!

Seguro que lo has oído en tu Administración estos días: el sorteo extraordinario del Gordo de Navidad es el más querido de todos los que se celebran durante el año. ¡Nada menos que la joya de la corona de una institución que ya tiene la suerte de ser una de las más queridas en España!

Por eso incluso los que no participan frecuentemente en los juegos de Loterías y Apuestas del Estado ceden a la tentación de regalar un décimo. ¿Qué tendrá este sorteo que nos hechiza a todos?

Para saberlo, hay que ir a su origen. Veamos…

¿Cuándo apareció la Lotería de Navidad?

La institución que hoy es la Lotería de Navidad ha recorrido un largo camino. ¡Más de 200 años de repartir ilusiones, esperanzas… y millones! Su primera aparición en nuestras vidas se da muy atrás en el tiempo: a comienzos del siglo XIX, en plena Guerra de Independencia española.

Este terrible conflicto se inició en 1808, y en tan solo 6 años segó la vida de 250.000 españoles, 200.000 franceses y 50.000 ingleses. En esta malhadada situación, Cádiz constituía un baluarte de esperanza. Fue en esta ciudad autónoma donde Ciriaco González Carvajal, ministro del Consejo y Cámara de Indias, planteó en 1811 que el Estado organizase una lotería.

El objetivo de su propuesta no era otro que encarrilar la ilusión por su premio como un “medio para aumentar los ingresos del erario público sin quebranto para los contribuyentes”. Es decir, reunir subrepticiamente fondos para alimentar el esfuerzo de guerra sin gravar aún más a la sufrida población.

Eso sí, lo que quizá no sabía el bueno de Ciriaco es que su idea desembocaría no solo en un desahogo para las arcas estatales. ¡También se instauraría como una fuente de ilusión para millones de personas durante los siglos venideros!

El primer Gordo fueron… ¡8.000 reales!

La propuesta de Carvajal fue aceptada con entusiasmo por las Cortes de Cádiz, admitiéndola por unanimidad el 23 de noviembre de 1811. Así, tras los preparativos pertinentes, el 4 de marzo de 1812 se celebró en la Tacita de Plata el primer sorteo de esta nueva forma de Lotería.

“Pero espera, ¿cómo es eso de nueva?” Efectivamente: el nombre popular de la lotería de Carvajal fue el de “lotería moderna”. Esto fue así para distinguirla de la “lotería de número” o “primitiva”, establecida en 1763 por Leopoldo de Gregorio, el celebérrimo Marqués de Esquilache. ¿La diferencia? Pues que la lotería de Carvajal tenía los números preimpresos en el boleto (tal y como podemos verlos hoy en día).

Así pues, el boom de la moderna lotería de Carvajal fue tan impresionante que permitió la celebración de un nuevo sorteo el 18 de diciembre de 1812. ¡El primer premio Gordo de lo que hoy se conoce como lotería de Navidad!

El premio de se repartió entonces nos puede sonar a poco con las cifras que manejamos hoy. ¡Pero aquellos 8.000 reales que se llevó el décimo 03604 eran una pequeña fortuna! Y no solo eso, nos da una idea de la fama de la lotería. Con un coste de 40 reales por décimo y una circunscripción a Cádiz y San Fernando, la ratio coste-premio nos habla de  una participación masiva.

Años después, a medida que el ejército napoleónico se retiraba, la lotería de Carvajal pudo ir creciendo. La salida de napoleón de Andalucía permitió a esta idea difundirse por Ceuta y por el resto de provincias andaluzas. Posteriormente avanzó hacia el norte del país hasta asentarse definitivamente en Madrid en 1814, ya con el sistema de bombos y bolas establecido en 1813.

¡Ya está aquí la lotería de Navidad!

Si hilamos fino, el sorteo de Navidad celebrado en 1812 fue algo extraordinario, no una tradición instantánea. Habríamos de esperar 80 años para que este sorteo se convirtiese en la institución que nos es tan familiar. No fue hasta el 23 de diciembre de 1892 que el Sorteo de Lotería de Navidad era bautizado con el nombre con el que lo conocemos hoy. ¡Además, que este nombre no apareció en los décimos hasta 1897! Como lees: hasta entonces, en los décimos se podía leer “Prósperos de Premios”.

Y así fue como, a través de tiempos de bonanza y de miseria, los españoles hemos podido disfrutar de la lotería de Navidad todos estos años. Ni siquiera la terrible Guerra Civil pudo parar esta tradición, que se siguió celebrando aunque fuese en dos sorteos distintos (uno por cada bando).

A día de hoy, esta fiesta de la ilusión se celebra sin falta cada día 22 de diciembre, una cita ineludible para millones de personas. El décimo de lotería es hoy un clásico regalo en estas fechas, cargado con un significado muy personal para cada persona: aniversarios, números curiosos, fechas históricas, triunfos deportivos… ¡todo vale con tal de tentar a la suerte!

El Colegio de San Ildefonso: una institución histórica

No se puede hablar de Lotería de Navidad sin hablar del Colegio de San Ildefonso y de sus afamados alumnos. El origen de esta institución va más allá en le tiempo que el de la lotería, y es que se remonta a finales del siglo XV: ¡a la época de los Reyes Católicos!

Los historiógrafos han precisado que el colegio fue creado por parte del Ayuntamiento de Madrid como centro de beneficencia que cobijaba a jóvenes abandonados, permitiéndoles una educación.

Cabe mencionar que escritos del siglo XVI se refieren al colegio con un nombre diferente a como lo conocemos hoy: “Colegio de los Niños de la Doctrina”. De la misma manera, en actas de este mismo siglo (más concretamente, de 1543) nos enteramos de que el centro recibió una Real Cédula del rey Carlos V. Este documento proveía al futuro Colegio de San Ildefonso de todos los recursos que necesitase para desarrollar su actividad, a cargo del erario público.

Gracias a este apoyo real, el colegio de los “niños doctrinos”, como eran conocidos, podía brindar a los más desvalidos una instrucción muy superior a lo que se solía ver aquellos años. Esta tradición de excelencia perduró hasta el siglo XIX, de cuando tenemos documentos que detallan su programa en materias tan infrecuentes en sus días como solfeo, esgrima, dibujo, taquigrafía o mecanografía, entre otras.

Los niños de San Ildefonso: la voz de la ilusión

Más incluso que la institución en sí misma, los héroes de la mañana del 22 de diciembre son sin duda los alumnos del Colegio de San Ildefonso, quienes han sido los responsables de cantar los premios de la Lotería desde el 9 de marzo de 1771, cuando un chaval de 7 años Diego López sacó y cantó el premio bajo el reinado de Carlos III.

Como curiosidad, podríamos comentarte que el colegio fue un internado únicamente para niños hasta 1981, cuando empezó a admitir también a niñas. Desde ese año, los jóvenes de ambos sexos se escogen según su timbre de voz y la claridad de su pronunciación para cantar los números de la fortuna. Una vez seleccionados se les entrena en la rápida lectura de números, el manejo de las bolas de lotería y desarrollo de la presencia escénica para el día más esperado por los aficionados.

¡Aún tienes tiempo de comprar tu lotería de Navidad!

¿Se te ha echado el tiempo encima y aún no tienes tus décimos? ¡Cuenta con nosotros! Aún estás a tiempo de jugar la lotería de Navidad en nuestra web, sin moverte de casa y con todas nuestras garantías habituales. ¡Elige tu número soñado y tienta a la ilusión con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *